Como estudiar mejor, más rápido y efectivo con 5 técnicas

Da igual que estés en la universidad, en secundaria o en el bachillerato. Saldrás de aquí aprendiendo a estudiar mejor y a ser más efectivo. 👇 Sigue leyendo

✅ ¿Qué te vamos a contar?

¿Quieres saber cómo estudiar bien y rápido? Has venido al lugar adecuado.

En este artículo  vas a encontrar algunas de las mejores estrategias para aprender a estudiar mejor y llevarte a casa un saco lleno de sobresalientes.

Infinidad de estudiantes de secundaria, de bachillerato e incluso universitarios se preguntan todos los días cómo estudiar mejor y más rápido.

Lo que realmente buscan son algunos trucos para dejar de estudiar mal y no perder demasiado tiempo.

Aunque vayamos a ver los mejores trucos para estudiar tienes que tener en cuenta que ahí no encontrarás milagros. Si tienes que memorizar 1.500 páginas en un día, vas tarde y deberías haber empezado mucho antes.

Estudiar bien y rápido requiere compromiso.

Lo primero que tienes que tener en cuenta, es que el aprendizaje es algo maravilloso. Ya lo decía Natalie Portman.

No me gusta estudiar. Odio estudiar. Me encanta aprender. Aprender es maravilloso

Natalie Portman

Si quieres reducir drásticamente el número de horas de estudio, no puedes seguir yendo a la universidad o a la escuela “a ver que cae”

Estudiar rápido significa, en primer lugar, aumentar drásticamente la calidad de las (pocas) horas que dedicas a los libros.

Reconozcámoslo, leer despreocupadamente un capítulo mientras se responden mensajes de WhatsApp, Facebook o palomas mensajeras es mucho más cómodo que tener que concentrarse únicamente en los libros de texto.

cómo estudiar mejor consejos
Estudiar mejor y más rápido va a depender de ti. De tu fuerza de voluntad y de tu constancia. No hay atajos

Repetir mecánicamente una definición con el entusiasmo de un perezoso enano andino es mucho más fácil que tener que reflexionar sobre lo que se está estudiando.

Resaltar todo el párrafo indiscriminadamente es mucho más fácil que tener que subrayar sólo los conceptos clave.

Si estabas buscando formas de estudiar más rápido con algunas soluciones rápidas a tus problemas, lo siento pero estás en el lugar equivocado: para píldoras mágicas o promesas sensacionalistas, tienes que buscar en otro sitio.

Si, por el contrario, has decidido por fin hacer un esfuerzo para enderezar tu carrera universitaria y entender de una vez por todas cómo estudiar con eficacia, 👇 sigue leyendo.

5 técnicas de estudio efectivas para estudiar mejor y más rápido

Vamos a ver 5 técnicas para que aprendas a estudiar mejor. Sin trampa ni cartón, solo  técnicas de estudio probadas y 100% efectivas. No te confíes, requerirán un esfuerzo por tu parte.

Cómo estudiar bien y rápido con la prelectura

Si tus exámenes universitarios constan de 500, 800 o incluso 1.000 páginas, ser capaz de duplicar o triplicar tu velocidad de lectura podría ahorrarte muchas horas de estudio.

El problema es que hay mucha confusión (y leyendas urbanas) sobre qué es realmente la lectura rápida y cómo se pueden estudiar tantas páginas en tan poco tiempo.

Según mi experiencia, llegar a las 600-800 palabras por minuto (un lector medio alcanza las 200-250), con una comprensión del texto del 100%, requiere mucha práctica.

Pero no te desanimes.

De hecho, existen estrategias de lectura rápida que te ayudarán a mejorar la calidad (y la velocidad) de tu estudio desde la primera aplicación: me refiero a la prelectura.

Así es como funciona:

  • Incluso antes de empezar a estudiar, familiarízate con el libro de texto (o los apuntes del libro):
  • Lee rápidamente el índice del capítulo.
  • Hojea las páginas de los capítulos tratando de familiarizarse con la estructura de las secciones.
  • Lea los títulos de las secciones principales y los primeros y últimos párrafos de cada sección (máximo 2-3 líneas de texto).
👉 Te puede interesar  Qué es el CNAE de una empresa y cómo se consulta

Entonces, hazte estas dos sencillas preguntas:

¿Cuáles son los conceptos clave que quiero aprender de este capítulo? (Si ha leído el índice y las secciones principales, le quedarán bastante claros).

¿Es este capítulo esencial para mi preparación o no? (Esta pregunta ayuda a aclarar el nivel de detalle que tendrá que estudiar).

Eso es todo.

consejos para estudiar mejor

Al principio puedes considerar que la prelectura es una pérdida de tiempo inútil: en realidad, te llevará entre 5 y 7 minutos por capítulo como máximo, pero si la aplicas constantemente comprobará que tu estudio será mucho más fluido y podrá ahorrar más de 1 hora de tu tiempo, pero sobre todo podrá asimilar los diferentes conceptos con mayor facilidad. Es una gran técnica para estudiar mejor.

✅ Cómo estudiar menos y mejor gracias a la técnica del francotirador

Los francotiradores y los jugadores de todo el mundo utilizan a menudo esta expresión:

«Un disparo, una muerte. No hay suerte, sólo habilidad”.

Citas de guerra aparte, hay una mentalidad que te está costando demasiadas horas de estudio: la creencia de que para estar realmente preparado debes leer y repetir mecánicamente tu material de estudio hasta la saciedad.

El mensaje que me gustaría transmitirte es que tienes que empezar a confiar en tus capacidades mentales.

Grabar las clases, escribir resúmenes muy detallados o repetir como un loro el material de estudio son estrategias de estudio que no tienen éxito.

La razón es muy sencilla: cuantas más «muletas mentales» le das a tu cerebro, más perezoso se vuelve.

Nuestra mente es, de hecho, una de las herramientas más eficaces inventadas por la naturaleza, lo que significa que no está dispuesta a malgastar la atención, la memoria o la energía a menos que sea absolutamente esencial.

Al fin y al cabo, ¡para qué va a recordar una definición a la primera si le hemos acostumbrado a tener otras 178 oportunidades para memorizar!

Este comportamiento está en parte relacionado con el famoso efecto Zeigarnik: tu cerebro olvida automáticamente algo a menos que tenga una razón realmente importante para recordarlo.

Si sigues utilizando «pequeñas ayudas», tu mente nunca sabrá cómo aprender y cómo memorizar rápidamente.

De acuerdo, lo entiendo: ¿qué tengo que hacer para estimular mi memoria y «mantenerla alerta»?

Pregúntate… ¿Con qué atención leerías el capítulo de tu libro de texto si sólo tuvieras una oportunidad irrepetible de ver ese material?

Eso sí, no hay que irse a los extremos.

estudiar mejor consejos y recomendaciones técnica del francotirador
Probablemente una sola lectura no sea suficiente, aunque la lectura previa te ayudará mucho en este sentido, pero si quieres aprender a estudiar bien y rápido tienes que adoptar la filosofía «One shot». Una muerte.
Tus recursos mentales son preciosos, cada vez que te sientas delante de un libro de texto tienes que hacerlo como si fuera la única oportunidad de aprender lo que estás estudiando.

Elimina las distracciones, adopta una actitud de francotirador y comienza cada sesión utilizando una de estas 5 técnicas de concentración para estudiar más rápido y mejor.

Cómo aprender rápido con los mapas conceptuales

Si realmente quieres aprender a estudiar bien y rápido, tienes que tener grabado en la frente que el repaso es la fase crucial del estudio.

Sin repaso, no hay verdadero aprendizaje, y sin aprendizaje, la memorización se convierte en una actividad mecánica, inútil y costosa.

Una de las mejores herramientas de revisión son, sin duda, los mapas conceptuales.

Si nunca los has utilizado, puedes encontrar consejos sencillos y prácticos sobre cómo estudiar más rápido con las apps para hacer mapas conceptuales y esquemas.

Cómo repetir siguiendo la regla de la guardería

Hoy, sin embargo, quiero hablarte de otra estrategia de revisión extremadamente eficaz que puede utilizarse tanto antes de elaborar tus mapas como cuando los repites: la regla de la guardería.

Repetir mecánicamente un párrafo con la esperanza de que se fije en la memoria, como una pelota de tenis lanzada contra la pared, es un esfuerzo vano.

👉 Te puede interesar  ¿Cómo funciona el programa de afiliados de aliexpress?

Para aprender (y memorizar) un concepto, tienes que ser capaz de reelaborarlo con tus propias palabras. Mejor aún, tienes que ser capaz de explicárselo a un niño de parvulario (o a la abuela de Einstein).

La idea básica es ser capaz de reducir un concepto complejo a su esencia, entender cuáles son los ingredientes esenciales y cómo interactúan: esto se aplica tanto a una fórmula química como a un teorema matemático, a un principio jurídico como a un concepto médico.

Para aplicar la regla del jardín de infancia en la práctica, te aconsejo que utilices símiles.

Utilizando adecuadamente los símiles para reelaborar lo que estás estudiando, podrás vincular los nuevos conceptos con ideas conocidas, es decir, con ideas que ya has aprendido en el pasado y cuyas estructuras neuronales están bien establecidas en tu cerebro.

Utilizar esta figura retórica para estudiar nuevos conceptos es un poco como irse a vivir al extranjero y encontrar por fin un restaurante que cocina tu plato favorito: te sientes un poco más cerca de casa y lo que hasta entonces te parecía ajeno empieza a parecerte más familiar. Esta es sin duda una gran técnica que te ayudará a estudiar mejor y más rápido.

Cómo recordar lo que se estudia con el método de loci de Cicerón

Cicerón, el mayor orador de la historia antigua, se aprendía sus famosos discursos de memoria. Es difícil de creer, ¿verdad?

Sin embargo, su método sigue siendo uno de los más conocidos y eficaces para aprender rápidamente conceptos y nociones y recordarlos en un orden preciso.

¿Te has preguntado alguna vez, por ejemplo, por qué al hablar utilizamos a menudo expresiones como «en primer lugar» o «en última instancia»?

Pues bien, se trata de expresiones utilizadas por el propio Cicerón para memorizar rápidamente sus pensamientos con la técnica de los loci, también conocida como el Palacio de la Memoria.

Lugares, habitaciones, palacios. Pero, ¿qué tienen que ver con las técnicas de estudio infalibles de las que hablamos en este artículo? Tienen mucho que ver. Veamos cómo.

Cicerón escribió en el párrafo XXXIV del «De Oratore», que en el ejercicio de aprender de memoria

No me molesta en absoluto que utilice (…) este método que (…) trata de vincular la memoria a imágenes y lugares concretos

Cicerón

La mnemotecnia de Cicerón consiste, pues, en transformar en imagen cada concepto y noción que se quiere memorizar. A continuación, lo asocia con imágenes de lugares que le son familiares (habitaciones, calles, plazas o cualquier otro lugar que le guste).

El gran Cicerón, por ejemplo, cuando tenía que recordar sus famosas oraciones, solía asignar a cada columna del edificio en el que iba a hablar una parte de su discurso que ya estaba vinculada a una imagen existente en su memoria.

Así, en el momento de hablar, miraba en dirección a tal o cual columna, para recordar lo que tenía que decir.

Ahora bien, seguro que no la necesitarás para pronunciar largas oraciones en el Senado como hacía Cicerón, pero puede serte útil para recordar los conceptos para tu próximo examen de Derecho o si necesitas recordar las fórmulas para un examen de matemáticas.

¡Confía en mí! A partir de tu próxima sesión de estudio, empieza a practicar todo lo que has aprendido con las técnicas de memoria de este artículo y verás que los resultados no tardarán en llegar.

👉 Te puede interesar  ¿Qué es el CEO de una empresa y cuáles son sus funciones?

Estudio eficaz y rápido: respuestas a las preguntas más comunes

Muchos usuarios escriben o dejan comentarios pidiendo consejos y trucos que les ayuden a aprobar una prueba de clase, un examen o una prueba universitaria. He aquí algunas respuestas a las preguntas más frecuentes:

¿Qué método se recomienda para estudiar para un examen?

Sintetiza los conceptos que has aprendido en las semanas previas al examen con mapas o resúmenes. Pero esfuérzate por crear también vínculos conceptuales entre los distintos temas, sin limitarse al aprendizaje mnemotécnico.

¿Crees que puedo preparar un examen en tres días?

Depende. Sobre el tipo de examen, en primer lugar. Si esperas aprobar un examen de derecho penal estudiado en 72 horas, te arriesgas a suspenderlo. Para los exámenes más pequeños y sencillos, podría ser factible en tres días.

¿Estas estrategias son para todas las asignaturas y cursos de estudio?

Por supuesto. Estas técnicas de memoria le serán útiles para cualquier cosa que pretenda estudiar, ya sean matemáticas, historia, filosofía, geografía o la preparación de exámenes de medicina o derecho. Pero, hay que tener un buen método de estudio. Si te falta eso, ni siquiera la técnica de estudio más eficaz te servirá.

Últimos consejos para estudiar menos y mejor

Antes de concluir este artículo sobre cómo estudiar bien y más rápido, me gustaría dejaros algunos consejos más valiosos para estudiar de forma eficaz y exitosa.

Pero recuerda: lo fundamental es siempre la organización del tiempo de estudio. Con un horario preciso y mucha buena voluntad, podrás alcanzar tus objetivos de estudio. Pero, esto es lo que puedes hacer extra:

10 consejos finales para estudiar bien

🚀 Elimina las distracciones: pon tu smartphone en modo avión o apágalo por completo, así no tendrás la tentación de consultar las notificaciones y las redes sociales;

🚀 Leer en voz alta: un estudio de 2010 de MacLeod y Ozubko demuestra que puede «ayudar a los estudiantes a aprender más rápido que la lectura silenciosa».

🚀Tomar notas a mano: escribir a mano en lugar de en el ordenador (fuentes: Mueller, Oppenheimer, 2014) ayuda a procesar, reformular y fijar mejor la información.

🚀Explica el tema que estás estudiando a alguien que no lo conoce: utiliza palabras sencillas, así será más fácil recordarlo después.

🚀Haz resúmenes: resumir lo que acabas de subrayar en conceptos elementales hará que sea mucho más fácil memorizarlos.

🚀Estudia varias asignaturas al día: distribuye varias asignaturas o temas a lo largo del día, así tu cerebro se entrenará para aprender y memorizar mejor y más rápido, por ejemplo dedicando 1 hora a estudiar física, 1 hora a filosofía y 1 hora a historia del arte.

🚀 Crea un grupo de estudio: trabajar en grupo siempre es muy productivo para el aprendizaje, siempre que elijas compañeros de estudio que estén tan motivados como tú.

🚀 Haz pausas regulares: descansar de los libros mejora la productividad y aumenta la concentración.

🚀 Elige un entorno de estudio bien iluminado y ventilado para facilitar la concentración.

No te quedes despierto hasta muy tarde frente a tus libros: dormir regularmente te ayuda a estar más descansado por la mañana.

abmat
OCIO

Abmat: qué son, cómo se usan y cuál comprar

Dentro del mundillo del ejercicio en casa hay miles de accesorios que te pueden solucionar la vida o ayudarte a realizar algunos ejercicios de la forma correcta evitando lesiones. Los abmat o esterillas de abdominales son uno de ellos. Vamos a ver qué son, cómo se utilizan y cuáles son los mejores en relación calidad precio ¿te apuntas?

👉 Me interesa