Por qué deberías tener un cajón inteligente en tu negocio

Seguramente ya los has visto en alguna tienda de tu barrio, o conoces a alguien que lo acaba de implementar en su negocio. Hoy vamos a hablar de los cajones inteligentes y de todas las ventajas que pueden aportar en un negocio (incluyendo a los propios clientes como nosotros).

✅ ¿Qué te vamos a contar?

Cajón inteligente: ¿qué es este dispositivo?

Cuando hablamos de un cajón inteligente, no nos referimos a ningún cajón flamenco moderno, sino a una máquina cuya función es muy similar a la de una caja registradora, pero sin que ningún empleado tenga que preocuparse por manejar efectivo, ni por estar dando el cambio a los clientes.

Se trata de un dispositivo en el que el cliente puede pagar con tarjeta o con efectivo, y automáticamente recibe el cambio en el caso de haber pagado con efectivo. 

Como has podido ver, simplemente con la definición de cajón inteligente, ya podemos vislumbrar que es una inversión muy buena para un negocio.

¿Por qué deberías invertir en un cajón inteligente?

Las ventajas de este dispositivo son muchas, tanto para el propietario, los empleados y los clientes.

Para el propietario

  • No exige un desembolso inicial elevado, de hecho, se puede alquilar un cajón o pagarlo cómodamente a plazos, por lo que no tendrás que realizar una inversión elevada.
  • Nadie tiene acceso al efectivo salvo autorización expresa, con lo cual se reducen las opciones de que alguien pueda sustraer dinero de la caja.
  • No hay descuadres de caja. Como el acceso es restringido y el cambio es automático, la caja siempre va a cuadrar, y en caso de que no sea así, siempre se puede consultar quién ha tenido acceso.
  • Se gana tiempo ya que los empleados no tienen que estar pendientes del cambio, con lo que pueden dedicarse a otras actividades más rentables para el negocio.
  • Se gana en seguridad, ya que detecta automáticamente billetes y monedas falsas.
  • Como el cajón va conectado a una aplicación siempre podrás consultar en tiempo real el estado de la caja. 
  • Evita robos ya que es un dispositivo más difícil de abrir que una caja registradora tradicional, por lo que al detectar este dispositivo en tu establecimiento, seguro que los amigos de lo ajeno se lo piensan dos veces antes de intentar un robo.
  • Los clientes pierden menos tiempo en la caja esperando el cambio.
  • No te tienes que preocupar de nada. La empresa que te provee de este dispositivo se encarga de dar la formación necesaria, gestionar cualquier tipo de actualización y asesorarte en cualquier tipo de duda que pueda surgir.
👉 Te puede interesar  Di no a las preguntas personales en las entrevistas de trabajo

Para los trabajadores

  • No hay clientes nerviosos porque llevan un buen rato esperando a que se les cobre o devuelva el cambio. No hay nada más estresante que ver una cola interminable de clientes esperando a recibir su cambio.
  • Al no haber cajas descuadradas, nadie tiene que asumir pérdidas o responsabilidades que no le corresponden. Se elimina la posibilidad de los trabajadores tengan que estar preocupados por si no han cerrado bien la caja, o falta efectivo y no saben el motivo.

Para los clientes

  • Podemos pagar con monedas pequeñas de manera rápida. Muchas veces cuando intentamos pagar en monedas pequeñas, se nos pone mala cara porque se tarda en contar el dinero. Con un cajón automático podemos deshacernos rápidamente de esas monedas que se van acumulando y no sabemos dónde  gastar. En mi caso particular, compro siempre el pan en la panadería que tiene este sistema y es muy muy cómodo.
  • Se nos atiende más rápido.

Con todas estas características, lo que unido a que tienen unos precios muy asequibles para cualquier comercio, es una gran opción a tener en cuenta a la hora de mejorar la gestión  de efectivo y la atención a tus clientes.
¿Todavía dudas si poner o no un cajón inteligente en tu establecimiento?