Di no a las preguntas personales en las entrevistas de trabajo

Te contamos que ocurre y qué puedes esperar cuando te hacen preguntas personales en una entrevista de trabajo.

✅ ¿Qué te vamos a contar?

Alguna vez has ido a una entrevista de trabajo que parecía el “tercer grado”? Apuesto a que sí, y no sólo eso, como entrevistador estoy seguro de que también habrás hecho preguntas sobre el estado civil, la dirección o la fecha de nacimiento del candidato que tenías delante.

Estamos tan acostumbrados que nos parece lo más normal del mundo. Sin embargo, no tiene por qué serlo.

Hace tiempo que estamos cansados de las preguntas personales en las entrevistas de trabajo. 

preguntas personales entrevistas de trabajo
No es un buena idea buscar información personal de los candidatos. En una entrevista de trabajo se evalúan capacidades y aptitudes, no se revisan las redes sociales de un candidato

No me parece que aporten información relevante o predictiva para el puesto. Más bien son una forma de “desempatar” a candidatos con perfiles prácticamente idénticos usando para ello prejuicios trasnochados, sin pudor alguno. No me extraña que luego no queramos explicar a los candidatos los motivos del descarte, si nos basamos en este tipo de datos personales.

¿Son necesarias las preguntas personales en un proceso de selección?

El proceso de selección debería orientarse a evaluar las competencias de las personas y determinar si tiene desarrolladas en el nivel exigido las competencias clave necesarias para un correcto desempeño del puesto. La entrevista es el medio más habitual para conseguir esa información sobre competencias que tanto necesitamos.

Otra opción igualmente válida son los test de competencias. Una cosa que cada vez es más habitual, es investigar en Google al candidato, y curiosear sus redes sociales.

He visto casos en los que algún candidato era políticamente activo en Twitter, y tenía un sesgo negativo por ser de unas ideas contrarias a las de la persona que decidía el puesto (habiendo llegado al proceso final).

El proceso de selección debería orientarse a evaluar las competencias de las personas y determinar si tiene desarrolladas en el nivel exigido las competencias clave necesarias para un correcto desempeño del puesto. La entrevista es el medio más habitual para conseguir esa información sobre competencias que tanto necesitamos. Otra opción igualmente válida son los test de competencias.

👉 Te puede interesar  ERP: La herramienta para la gestión completa de una empresa.

No es cómodo que te obliguen a hacer preguntas de tipo personal cuando entrevistas

Reconozco que yo también tuve que realizar preguntas personales, a pesar de que va en contra de mis principios, con el consiguiente sinsabor. Y reconozco que muchas veces no cumplí con mi trabajo al no hacer las susodichas preguntas, si es que no conseguía crear el clima adecuado con la persona entrevistada.

En lugar de hacer todas las preguntas al principio intentaba intercalarlas y meterlas (“a calzador”, todo sea dicho) entre la conversación con el candidato, para que el efecto no fuera tan invasivo.

hacer preguntas personales en una entrevista
Cuando te obligan a hacer preguntas personales en una entrevista de trabajo

Ahora comprendo que, lo mire por donde lo mire, no tenía justificación para hacerlas. Puedo decir que estaba obligado por política de empresa, que mi trabajo consistía en rellenar todos aquellos datos, personales o no, que sólo “obedecía órdenes”, bla,  bla,  bla… Pero la verdad es que no tenía valor para posicionarme y declarar abiertamente: “No voy a hacer preguntas personales”. No sé qué habría pasado de haberlo hecho.

Así que de ahora en adelante digo NO  a las preguntas personales en las entrevistas. Porque creo que lo que determina si una persona va a desempeñar bien su trabajo son sus competencias.

Porque creo que la capacidad de compromiso de una persona con el proyecto que se le presenta no se puede predecir a partir de preguntas personales como de su estado civil, nº de hijos o ausencia de ellos, y otros datos personales. El compromiso de la persona está determinado por la alineación de sus valores con los valores de la empresa.

Y por eso creo que para seleccionar a una persona que se comprometa con la empresa, hay que darle al candidato información suficiente como para que pueda decidir si sus valores están alineados y si le interesa el proyecto. Eso es lo que haría cualquier jefe con un estilo de liderazgo decente

👉 Te puede interesar  La guía para emprender un negocio en 6 pasos

Tras la alineación el compromiso viene casi automáticamente. La vida privada de una persona no tiene por qué influir negativamente en su trabajo, siempre y cuando el trabajo no sea una fuente de malestar por la falta de sensibilidad hacia sus necesidades como persona.

¿Te puedes plantar frente a estas preguntas?

Estamos en un mercado saturado de profesionales deseosos de trabajar, peleando por un mismo puesto de trabajo.

Pero eso no nos da derecho a las empresas a someter a las personas a pruebas innecesarias o a preguntas irrelevantes que atentan contra su derecho a la intimidad.

Por otro lado, los candidatos pasan por el aro con tal de tener la oportunidad de ser valorados para el proceso de selección. “No voy a ser el único que no contesta esas preguntas, si todos los demás lo hacen”. Recuerda cuando tu madre te decía “Y si tu amigo Paco se tira por un puente, tú también te tiras?” y reflexiona…

Los dos argumentos habituales para justificar las preguntas personales son:

Comprobar si encajas en la cultura de la empresa y romper el hielo.

Entonces, qué digo cuando me hagan una pregunta que no quiero responder?

Muy fácil: con tu mejor sonrisa di que ese dato es irrelevante para el puesto y que prefieres no contestar en esta fase del proceso de selección. Y si te descartan por eso? Pues no sé si te interesaría mucho trabajar en la empresa, entonces.

Y siempre habrá a quien no le moleste. Así que si te sientes cómodo respondiendo a las preguntas, sé natural y contesta si quieres. Lo respeto, aunque sólo te recuerdo que te expones a que te juzguen por aspectos no profesionales, de verdad quieres eso? Al final es una cuestión de valores, si crees que el fin justifica los medios. En mi caso no, para mí el fin nunca justifica los medios.

👉 Te puede interesar  Qué es la banda salarial y cómo afrontarla en una entrevista

Y para que sirva de ejemplo, he aquí la lista de preguntas que he respondido si juntamos muchas de las entrevistas de trabajo a las que he acudido como candidato. Lo peor es que yo también he hecho muchas de estas como entrevistador. Desde aquí pido perdón a las personas que interrogué injustificadamente.

Preguntar personales idiotas en una entrevista de trabajo.

Si ves que te hacen muchas de estas preguntas, es una buena señal para salir huyendo.

  • Estado civil (soltero o casada, si vives con alguien etc…).
  • Hijos y sus edades.
  • A que se dedica tu pareja.
  • En que trabajan o han trabajado tus padres.
  • Cuanto tiempo trabaja tu pareja.
  • Cuanto tiempo llevas con ella.
  • Ingresos familiares
  • Barrio en el que vives
  • Si tienes vivienda en propiedad.
  • Modelo de coche

Os animo a que me dejéis un mensaje diciendo si decís NO o SÍ a las preguntas personales en las entrevistas de trabajo. Si queréis podéis también contar si os habéis negado alguna vez a contestar preguntas personales y cómo reaccionó la persona que os entrevistaba, y también podríais compartir alguna de esas preguntas.