Cómo trabajar en equipo

Trabajar en equipo no es fácil. Requiere que cada pieza funcione correctamente y que cada uno sepa cuál es su lugar. Hoy te contamos que puedes hacer para mejorar tu rendimiento trabajando en equipo

✅ ¿Qué te vamos a contar?

El trabajo en equipo es fundamental para obtener resultados en cualquier organización. 

Aunque pensamos que sabemos trabajar en equipo, la realidad es que muchas veces el trabajo en equipo se convierte en una suma de individuos que trabajan en compañía, o en un patio de colegio.

El trabajo en equipo consiste en colaborar inteligentemente para obtener un objetivo común.

Esto supone entender las interdependencias que hay entre los miembros del equipo y aprovecharlas al máximo para alcanzar una meta en común. Sacar provecho de esas interdependencias implica saber hacer uso de las diferentes aptitudes y posiciones de todos los miembros.

¿Cómo puedes mejorar tu trabajo en equipo?

Para conseguir una coordinación eficaz en el trabajo, es necesario que conozcas tu propia aptitud y posición dentro del equipo y la del resto de miembros; tener en cuenta la dinámica propia de equipo y adoptar un espíritu deportivo positivo, de aprendizaje continuo.

La personalidad es uno de los factores clave en el juego de las interdependencias entre los miembros. Según los especialistas, la personalidad se manifiesta en la tendencia a asumir determinados roles y evitar otros. En cambio, la homogeneidad y el individualismo impiden sacar partido de las interdependencias.

Cómo trabajar en equipo
Salvo excepciones, te va a tocar trabajar en equipo, por lo que deberás aprender a hacerlo, y a lidiar con bueno y malos compañeros de viaje. A lo largo del post te contaremos cómo puedes afrontar cualquier situación

¿Qué roles pueden aparecer cuando se trabaja en equipo?

Se identifican nueve roles principales que aparecen repetidamente en los equipos de trabajo:

  1. Creativo
  2. Investigador de recursos
  3. Coordinador
  4. Impulsor de recursos
  5. Evaluador
  6. Cohesionador
  7. Implementador
  8. Finalizador
  9. Especialista

Conocer nuestros propios roles nos ayuda a comprender nuestra propia identidad en términos de roles de equipo; gestionar nuestros puntos fuertes y débiles; proyectar nuestra imagen personal de la mejor manera posible y trabajar de manera más eficaz en equipo.

Una vez identificado el rol que solemos asumir tenemos que conocer nuestra posición dentro del equipo. Esta vendrá determinada no únicamente por nuestra personalidad, sino también por nuestra experiencia previa y conocimientos adquiridos.

¿En qué eres experto o en tienes experiencia?, ¿Qué conocimientos tienes? ¿Para qué se te ha contratado en el equipo?

preguntas trabajo en equipo
El primer paso para responder a cómo trabajar en equipo, es preguntarse un mismo que rol jugamos dentro del equipo y cómo podemos aportar más

A partir de estas preguntas, podrás comprender cuál es tu misión particular, tu aportación diferencial en el equipo y, sobre todo, de qué modo puedes realizar su aportación diferencial. Tres aspectos para responder a ésta pregunta:

Orienta tu rol dominante hacia la optimización de tus propios conocimientos y habilidades, intentando integrar ambos aspectos en refuerzo de la posición que se ocupa dentro del equipo.

Hacer uso de las interdependencias Es decir, analiza quiénes son tus proveedores y clientes internos en relación a nuestra posición y aptitud dentro del equipo. Esto implica pararse a considerar quién puede ayudarte en tu misión particular (proveedor interno) y a quién puedes ayudar en tu misión particular (cliente interno).

✅ Ejercita la capacidad de dar y recibir feedback, la capacidad de gestionar prioridades y compromisos y la capacidad de adaptación a los otros y a las circunstancias.

👉 Te puede interesar  7 consejos para inspirar a los trabajadores

¿Qué actitudes debo tener para trabajar en equipo?

El trabajo en equipo también requiere adoptar diversas actitudes positivas. Entre las más útiles, los expertos destacan la escucha, la colaboración y el optimismo.

Escuchar es prestar atención con mentalidad abierta, promoviendo el diálogo constructivo.

La colaboración implica estar siempre dispuesto a poner manos a la obra para conseguir que el equipo avance y ser capaz de compartir éxitos y fracasos con los demás miembros del equipo.

Finalmente, el optimismo facilita una mayor implicación personal, ser ambicioso y encajar éxitos y fracasos positivamente, con espíritu de aprendizaje.

aptitudes para trabajar en equipo
Lo más importante a la hora de trabajar en equipo no son los roles, ni los conocimientos. Tampoco la experiencias. La actitud es el mayor activo para mejorar cualquier colaboración en equipo

Estas tres actitudes se relacionan con las tres capacidades antes mencionadas. La actitud de escucha es imprescindible para dar y recibir feedback, la actitud de colaboración es necesaria para gestionar adecuadamente prioridades y compromisos, respetando el tiempo y las necesidades de otras personas y mantener una actitud positiva es de gran ayuda en la adaptación a los otros y a las circunstancias.

Por último, todos los trabajos pasan por distintas fases: formación, debate, organización y finalización.

¿Por qué fases pasa el trabajo en equipo?

Las aptitudes de los miembros de un equipo pueden servir para mejorar el ritmo y clima de cada una de ellas.

➡️  En la primera fase, de formación, los roles de investigador de recursos, de coordinador y cohesionador pueden ser esenciales porque se necesitan oportunidades y contactos y un estilo comunicativo que evite fricciones. Objetivo: generar confianza, cohesionar al grupo.

➡️ En la segunda fase, de debate, los roles de creativo, especialista y evaluador pueden cobrar importancia porque se necesitan nuevas ideas, aporte de conocimientos sólidos y juicios precisos y estratégicos sobre la viabilidad de las alternativas que se discuten. Objetivo: decidir cosas en el equipo.

En la tercera fase, de organización, el implementador puede ser fundamental para poner en marcha de forma disciplinada las decisiones tomadas. Objetivo: establecer el plan de acción.

➡️  En la última etapa, los roles de impulsor y finalizador pueden ser decisivos porque se necesitan personas que no se arredren ante los obstáculos y se fijen en los detalles para llegar hasta el final. Objetivo: llevar a cabo el plan de acción y conseguir resultados.

Ahora que hemos visto como puedes prepararte para trabajar en equipo, vamos a ver una serie de consejos y recomendaciones que te ayudarán aún más a prepararte para afrontar cualquier desafío en equipo.

Consejos para trabajar en equipo de manera efectiva

Vamos a ver las claves y los elementos que cualquier trabajo en equipo o en grupo deberá tener para aumentar las probabilidades de éxito y de satisfacción de todos sus integrantes

Todos estos consejos son fruto de la experiencia del trabajo en equipo. A lo largo de los años he trabajado en equipo y conocido las ventajas y desventajas del teletrabajo, donde si o sí, tienes que trabajar con más gente, y encima a distancia

👉 Te puede interesar  Cómo aumentar la concentración en el trabajo

Todo el mundo tiene claro cuál es el objetivo

Es de cajón, pero es vital que el equipo entienda los objetivos y se comprometa a alcanzarlos. Debe estar clara la dirección y el acuerdo sobre la misión y el propósito del trabajo, ya que son esenciales para un trabajo en equipo efectivo.

Los miembros del equipo deben tener una misión general acordada y que sirva de paraguas para todo lo que el equipo intente hacer. Consiste en ir todos a una de manera conjunta.

Que la gente lo tenga claro es responsabilidad individual y del líder (mira que tipos de liderazgo existen aquí)

El equipo entiende los riesgos razonables del proyecto

Trabajar en equipo conlleva riesgos, como cualquier trabajo. El equipo debe crea un ambiente en el que las personas se sienten cómodas asumiendo riesgos razonables en la comunicación y la ejecución de tareas.

Los miembros del equipo confían los unos en los otros y no son castigados por estar en desacuerdo; el desacuerdo es esperado y apreciado. No hay miedo al rechazo o a la equivocación, ya que se entiende algo lógico dentro del trabajo en equipo.

La comunicación es respetuosa

¿Te ha pasado alguna vez que estando en una reunión la gente ha llegado a insultarse?. Es muy desagradable, y un claro ejemplo de como no debe trabajarse en equipo.

La comunicación en equipo debe ser abierta, honesta y respetuosa. La gente debe sentirse libre de expresar sus pensamientos, opiniones y posibles soluciones a los problemas.

Debe haber comunicación fluida y un análisis honesto y responsable de las ideas y exposiciones de cada miembro, sin tener en cuenta rangos, jerarquías o experiencias.

Un trabajo en equipo con un grupo cohesionado

Debe haber un sentido fuerte de pertenencia y cohesión. Los miembros del equipo deben experimentar un profundo compromiso con las decisiones y acciones del grupo.

Este sentido de pertenencia se realza y refuerza cuando el equipo pasa el tiempo para desarrollar normas de equipo o directrices de relación juntos.

Los miembros del equipo deben ser vistos como personas únicas con experiencias, puntos de vista, conocimientos y opiniones irremplazables para contribuir. Después de todo, el propósito de formar un equipo es aprovechar las diferencias.

De lo contrario, ¿por qué cualquier organización abordaría proyectos, productos o metas con un equipo? De hecho, cuanto más pueda un equipo sacar a relucir puntos de vista divergentes que se presenten de forma meditada y se apoyen en hechos y opiniones, mejor.

La unión hace la fuerza

👉 Te puede interesar  Tipos y estilos de liderazgo: ¿Cuáles existen?

Fomentar la creatividad y la innovación

Se espera y se fomenta la creatividad, la innovación y los diferentes puntos de vista. Comentarios como, “Ya lo intentamos y no funcionó” y “Qué idea tan tonta” no se permiten ni se apoyan.

Los miembros del equipo reconocen que la fuerza de tener un equipo es que cada miembro aporta diversidad al esfuerzo por resolver un problema, mejorar un proceso, alcanzar una meta o crear algo nuevo y emocionante.

Como se dice habitualmente, no hay opiniones estúpidas, todo suma.

Existe una hoja de ruta a la hora de solucionar conflictos

Como en cualquier grupo humano, pueden aparecer conflictos. La diferencia entre un trabajo en equipo exitoso y la jungla es que existen procedimientos para solucionar problemas.

El equipo debe haber acordado procedimientos para diagnosticar, analizar y resolver problemas y conflictos de trabajo en equipo. El equipo no apoya los conflictos y choques de personalidad de los miembros ni tampoco los miembros del equipo toman partido en un desacuerdo. Más bien, los miembros trabajan para la resolución mutua de problemas y desacuerdos.

Se fomenta el liderazgo participativo

El liderazgo participativo se practica dirigiendo reuniones, asignando tareas, registrando decisiones y compromisos, evaluando los progresos, haciendo responsables a los miembros del equipo y proporcionando dirección al equipo.

Esto significa que cada participante del equipo debe contribuir activamente a dirigir el equipo hacia resultados y contribuciones exitosas. Si no remamos todos juntos y en la misma dirección, no llegamos a la orilla.

Existe un proceso de mejora continua

El equipo es capaz de examinarse a sí mismo y de mejorar continuamente sus procesos, prácticas y la interacción de los miembros del equipo.

Se discute abiertamente las normas del equipo y lo que puede estar obstaculizando su capacidad para avanzar y progresar en las áreas de esfuerzo, talento y estrategia.

Existe reuniones programadas en las que se evalúa el proceso y el progreso del equipo en el planteamiento y el cumplimiento de la misión del equipo.

El equipo tiene una clara comprensión de las cinco etapas de desarrollo del equipo y sus miembros saben lo que se requiere para que el equipo avance con éxito a través de las etapas.

✔ El equipo no está cerrado

Para que el trabajo en equipo sea exitoso, el grupo debe ser abierto, especialmente para proyectos largos o complejos.

Esto quiere decir que si se necesita talento, pueden aparecer nuevos miembros, y si algún miembro no cumple con las expectativas, puede acabar fuera del grupo, velando siempre por el compromiso y el buen funcionamiento grupal

Esperamos que estos consejos te ayuden a entender cómo se trabaja en equipo y que aspectos de ti mismo puedes mejorar para encarar mejor cualquier desafío en grupo.